“La embolia es el impacto de un coágulo generado en otra parte del cuerpo (más frecuentemente creado dentro del corazón) al pasar por el sistema circulatorio”, explica Vicente Arrarte, presidente electo de Riesgo Vascular y Rehabilitación Cardiaca, de la Sociedad Española de Cardiología.

Es decir, ocurre cuando un coágulo que viene de otra parte del cuerpo obstruye un vaso sanguíneo y, por lo tanto, impide o dificulta que el riego llegue a una determinada zona del organismo.

“Dado que el coágulo suele salir del corazón, aunque también de grandes arterias, es frecuente su impacto en la circulación cerebral. Sin embargo, puesto que toda la circulación está conectada, el coágulo puede trasladarse a otros lugares como las extremidades, la circulación intestinal, la renal o la pulmonar. En este último caso, se suele generar el coágulo en las extremidades inferiores”, detalla Arrarte. Las causas de la embolia son múltiples –añade el cardiólogo–, pero la presencia de factores de riesgo cardiovascular –sobre todo la edad, la hipertensión arterial, la diabetes, el sedentarismo, la obesidad y el tabaquismo– la hace más frecuente.

Asimismo, aclara que también hay personas con una mayor facilidad para generar este tipo de coágulos, en especial, aquellas que padecen fibrilación auricular, una enfermedad muy frecuente en ancianos.

“Sin el tratamiento anticoagulante adecuado es muy posible la aparición de una embolia a lo largo de los años de evolución de la enfermedad. De ahí la importancia de un correcto tratamiento anticoagulante en estos pacientes”, subraya.

Por su parte, Felipe Atienza, cardiólogo del Hospital General Universitario Gregorio Marañón, de Madrid, destaca que uno de los principales riesgos de la fibrilación auricular es la formación de embolias. “Las embolias se producen como consecuencia de un movimiento anormal de las cavidades cardiacas que hace que la sangre circule más lentamente y se formen coágulos, que salen despedidos por el torrente sanguíneo y pueden ir a diversas localizaciones como el cerebro u otros órganos, provocando consecuencias terribles”, describe.

Categorías: Noticias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *